Olvidaré de que yo soy feliz

sin corral

 

Para ayudarte, niño sin corral,

Olvidaré de que yo soy feliz.
Tus lágrimas son gotas de un manantial,
Tu corazón suspina bajo el cielo grís.

Tú ves el pan entre sangrientas llamas
Y yo olvidaré de la felicidad
Para coger tu cuerpo en mis callosos manos
Y ofrecerte un mundo sin pena y maldad!

No cantes, niño mío, canciones de dolor,
Porque he recordado de que no tengo suerte
Si tu no has sentido un verdadero amor,
Te doy todo mi alma para hacerte fuerte.

 

© Crowelle.com/Tatiana Art