En tu corazón

tu DIos

Los hombres del mundo son muy diferentes,
Unos—ateos, otros—creyentes.
¿Dónde se esconde Dios con sus fieles?
En mi trabajo y entre papeles.
Cuando creemos en algo feo;
Siempre nombramos al hombre ateo.
Sólo la fé tan profana, perdida
Nos quema vivos, ¡hay qué herida!
Hoy no creemos, mañana también,
¿Què es lo malo? ¿Quién sabe bien?
Mirad en los hojos de la verdad,
Hay repuestas en la realidad.
Con el poder de la santa razón,
Tú Dios ya vive en tú corazon!

© Crowelle.com/Tatiana Art